Home

B.Ch.D

En su mansión en mitad del bosque se oculta Blake (Michael Pitt), un músico atormentado. Es una estrella del rock internacional, pero nadie parece entender su sufrimiento. Permanece constantemente noqueado por las drogas. Camina tambaleándose, habla apenas con monosílabos o sonidos guturales. Aislado de sus amigos, con los que comparte su casa. Un nido de yonkis. Su novia le ha dejado. Músico de gran talento, descarga su rabia contra instrumentos que se encuentra tirados por el suelo, destrozándolos. Transcurren días en los que el caos y la depresión acosan a Blake, mientras se dirige a un destino sin retorno.

“Last Days” es la película de Gus Van Sant en la que el cineasta recrea una ficción sobre los últimos días de vida del cantante, compositor y músico, Kurt Cobain.

No se trata de una película biográfica. No es un documental sobre el mítico cantante de Nirvana. Esta cinta propone construir una fantasía a partir de fragmentos reales. Una fantasía que podría encajar con lo que pasase en aquellas semanas de abril de 1994. Puede que no.

last_days_scene

Fotograma de la película

Sea como sea, Gus Van Sant nos regala el trabajo de un director maduro. Durante todo el largometraje encontramos  las claves que son seña de identidad del autor: por ejemplo, planos que se alargan interminables, inmóviles, contribuyendo éstos a relatar el estado mental del personaje.

Otro punto interesante es el escaso diálogo que contiene. Un recurso que nos permite adentrarnos en los sentimientos depresivos de Blake, en su adicción y su aislamiento. Aquí, el director quiere dejar claro la fragilidad del cantante y compositor.

Fotograma de la película

Fotograma de la película

Mención especial para los momentos musicales del film, cuidadosamente escogidos. Aquí encontramos interpretaciones originales, que no se muestran como música de fondo, sino que soninterpretadas en el mismo lugar en el que tiene la acción. Por ejemplo la canción “Venus in furs” de Velvet Underground suena en un tocadiscos. Para esta película, se contó con la colaboración de Michael Pitt (Blake) que aporta e interpreta dos enormes composiciones propias: “death to bird” y “That day”.

“Last Days” resulta una profunda reflexión sobre la complejidad de la personalidad del autor, arrasado por la heroína, dado de lado por unos amigos que no saben cómo ayudarse a sí mismos. Durante una escena, uno de ellos intenta hablar con Blake pero es apartado por otro a la vez que le dice “déjale en paz, ¿no ves que le estás aburriendo?”. Ambos se marchan a la habitación, mientras él toca la guitarra.  La droga corre, el sexo también, sin embargo Blake permanece aparte.

La película recoge en gran parte el espíritu de la Generación X y del movimiento grunge, algo que había interesado al director desde casi el momento de la muerte de Cobain. A mitad de la década de los noventa, el Sonido de Seattle se había extendido por medio mundo, llevando consigo los mensajes de apatía, desencanto, alienación y marginación social. Toda una casta de parados forzosos, estrellas frustradas, aspirantes a la nada. Llenos de alcohol, anfetaminas y jarabe infantil. Representantes de aquellos que se dieron de cara contra un muro insalvable. Que dijeron que no a sus propios sueños de libertad mientras se ataban el nudo de la corbata, ahogándose en café negro como el petróleo a las siete de la mañana, mientras sus culos se acoplan a una silla parte-espaldas en una condena de por vida.

Así entonces, puedes simplemente “ponerla”. Y dejar que la cinta se reproduzca sola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s