Home

B.Ch.D

Se vive una época convulsa. La crisis económica mundial azota los mercados, sume a naciones en la depresión. Los índices de desempleo y precariedad suben. Recortes sociales, subida de impuestos, puesto en peligro el propio estado de bienestar. En España, la situación es cada vez más dramática. Rebasado el techo de los cinco millones de parados, se asiste a la resaca que dejó tras de sí la burbuja inmobiliaria. Miles de personas endeudadas con entidades bancarias. Sin posibilidad de hacer frente, el banco exige la ejecución de la hipoteca.  Muchas denuncias terminan con el desahucio de los ocupantes de los inmuebles. Imágenes de familias sacadas de su hogar con lo puesto, matrimonios de ancianos conducidos por la policía hasta la calle, niños que lloran. La respuesta social a los desalojos ha sido la creación de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Surgida en febrero de 2009 en Barcelona, se trata de una asociación y movimiento cultural que vela por el derecho a una vivienda digna. La forman personas en riesgo de perder sus viviendas por la ejecución de su hipoteca y  activistas solidarios. Son conocidas sus movilizaciones para impedir el desalojo de hogares, convocando protestas frente a las puertas y dificultando la tarea del desahucio por parte de las autoridades.

Desahucio de una familia en Oviedo. Fuente: Javier Bauluz/Periodismo Humano

Desahucio de una familia en Oviedo. Fuente: Javier Bauluz/Periodismo Humano

En Castilla La Mancha existen distintas plataformas, la de Toledo, la de Albacete, Ciudad Real… Aunque los datos sobre ejecuciones hipotecarias son confusos, según datos ofrecidos por la PAH, la tasa que ocupó Castilla La Mancha en 2012 es de un 5%.  Recientemente, el nueve de marzo de este año, asistimos a la reunión que se celebró con motivo de la creación de la plataforma en Cuenca.

La reunión tiene lugar en el Centro Joven de la capital, en la avenida de los Reyes Católicos número 35. Se trata de un edificio nuevo, moderno, de tres pisos. Cuenta con varias estancias multiusos, una sala de ordenadores y es accesible. En las salas se suceden las actividades, las clases, se escucha el correteo de niños y música, porque también se dan lecciones de rock. Esperamos un buen rato mientras llega la gente. Caras nuevas y curiosas que nos confunden con gente que sabe qué está pasando o de qué va la reunión. Personas normales, sin características que denoten si están pasando por un momento complicado. Pronto llegan dos representantes de la PAH de Ciudad Real. Van a presentar la plataforma en Cuenca. Jorge Fernández viene de parte de la Comisión de representación jurídica. Es un hombre joven con barba y pelo rizado. Tras su expresión cansada, se revela una voz llena de experiencia en la organización interna de la plataforma. Nos cuenta rápidamente que uno de los problemas principales a la hora de comenzar la asociación es conseguir que la gente “pierda la vergüenza” a reconocer que es deudor hipotecario: “ya no es solo el drama de no conseguir llegar a fin de mes, además soportan la presión social de no darse a conocer y decir, oiga yo soy deudor hipotecario pero no me siento culpable”. Relata que está en manos de los afectados el constituir la plataforma, no deben sentirse solos y dar un paso adelante. Se aprenderá sobre la marcha.

Comienza la reunión con unas cuarenta o cincuenta personas atentas a lo que cuentan los portavoces de la PAH de Ciudad Real. No hay nada montado. Todo debe venir por parte de los afectados y de aquellos que quieran aportar solidariamente.

Los portavoces hablan de la situación de riesgo de ejecución, una acción que siempre se puede anular pagando o, en casos negociados, ser indultada por el banco, que siempre tiene la última palabra. Hablan de que en el proceso judicial no hay vista previa, por lo que los afectados a veces no tienen siquiera constancia de que se ejecuta la sentencia. Nos cuentan acerca de la movilización social y el prestigio que la plataforma ha alcanzado a lo largo de los años, llegando a convertirse en una institución de referencia. Jorge relata cómo el progreso se mide mediante pequeños triunfos por la vía judicial, de la renegociación de la hipoteca, de la dación en pago, de la Iniciativa Legislativa Popular.

La ILP es una herramienta democrática participativa que pretende nutrirse de la voluntad ciudadana para llevar a cabo iniciativas de ley al gobierno, sin ser representantes de partido político alguno. Se basa en la recogida de firmas, al menos 500.000, para poder elevar la petición al órgano ejecutivo. Ha habido ILPs para todos los gustos, incluso el día en el que el Congreso votaba la viabilidad del proyecto de la reforma en la Ley de desahucios, también se votaba otra ILP relacionada con la denominación de las corridas de toros como bien de interés cultural.

Concentración de la PAH frente al congreso el día de la votación Fuente: EFE/Emilio Naranjo

Concentración de la PAH frente al congreso el día de la votación Fuente: EFE/Emilio Naranjo

Proponen que se rellenen unas fichas con los datos de los afectados. En ellas podrán figurar sus datos personales y una serie de preguntas relacionadas con su situación económica. Exponen pistas sobre su caso concreto, el número de personas que viven en su casa, dónde están empadronados, si sufren alguna minusvalía o situación de dependencia… También incluyen una pequeña encuesta para descubrir en qué grado les afecta el Real Decreto  aprobado el 15 de noviembre de 2012.

Pasan un papel donde hemos de apuntar, si queremos, nuestro nombre y email con objetivo de crear una agenda de simpatizantes y afectados.

La creación de una nueva Plataforma de Afectados por la Hipoteca, requiere la adhesión de las partes al manifiesto de apoyo a la organización. En él se reivindica el derecho a una vivienda digna, se pide la regulación de la dación en pago (poder entregar la vivienda para saldar la deuda hipotecaria), conversión de las viviendas hipotecadas en parque público de alquiler social y, por supuesto, parar los desahucios.

En otro documento, “Criterios para constituir una PAH” , se explica que, además de ser una organización sin ánimo de lucro y rechazar la violencia, la plataforma es apartidista, pudiendo admitir a todo tipo de personas sin importar la ideología. De ahí que en esta reunión tomen la palabra anarquistas, sindicalistas, trabajadores sociales relacionados con el PSOE, activistas por la okupación… Nos comentan que la CGT tiene algo montado para atender a personas en riesgo de exclusión social.

A la salida, conocemos a Violeta (nombre ficticio), una mujer que ha expuesto su caso en la reunión. Al principio se muestra insegura. Trabaja de cara al público y no quiere que se conozca su identidad. Concertamos una entrevista para la semana siguiente.

Nos encontramos con Violeta en una cafetería cerca del Centro Joven. Viene acompañada de su hijo Alberto (nombre ficticio). Debe rondar los seis años. Violeta es una mujer joven, de unos treinta y pocos, pelo corto, alta. Su voz está crispada, pero es amable con nosotros mientras vigila a su hijo.

Violeta nos explica su caso. En 2005 compró su piso. Pidió, junto a su marido, un préstamo puente para pagar la fianza. Tras eso, pidieron también un crédito para pagar la casa, consistente en una hipoteca. Los 25.000 euros que solicitaban no eran suficientes para pagarla, de modo que unificaron otra hipoteca previa que se tenía por una propiedad rural, bajo recomendación de la entidad de crédito. En el 2007, el marido de Violeta adquirió un camión (90.000 euros) para proseguir en su trabajo de transportista por cuenta propia. Recibieron aval familiar.

Los dos primeros años íbamos muy bien pero entonces empezó la crisis y comenzamos a tener problemas para pagar y  llegando al 2010, en el que ya debíamos algún recibo del préstamo y también de hipoteca. Entonces fuimos al banco a ver si nos podían ayudar. La solución que nos propusieron en el banco era una segunda hipoteca poniendo  otra vez de garantía las dos casas: el piso y la casa.”

El agobio de las deudas les hizo rehipotecar las viviendas. Con ese dinero podrían hacer frente a las deudas de ambas. Sin embargo, el dinero duró poco y la situación se fue deteriorando cada vez más. Violeta tiene trabajo, pero su marido perdió la contrata que tenía y tuvo que conseguir otra con una empresa que no le pagaba igual que la anterior: menos cantidad y además en “pagarés”. A veces tenían que esperar meses para cobrar la nómina.

 “Además mi marido tenía que tener tarjeta de crédito para poder pagar la comida por ahí  y sobre todo en los viajes internacionales,  entonces claro llegaba mi nómina y cuando llegaba mi nómina volaba, además en la cuenta del banco me dejaban un disponible de casi 500€ por tener la nómina domiciliada, entonces volaba la nomina con casi los 600€ de la tarjeta además de lo que se debe de la hipoteca más los 400€ del disponible que me lo descuentan también. Así que además de tener la deuda de la hipoteca también tengo la deuda de ese disponible.”

Alberto corretea alrededor de la mesa. Abraza a su madre. Aburrido por la conversación de los mayores, trata de distraerse. Probablemente no entiende la situación económica de su familia. Ni falta que hace.

“Ya en mayo o junio le dije a la directora del banco, mira no podemos más, nos tienes que ayudar de alguna forma porque no podemos pagar tanto, mira eran 890 de hipoteca,  porque había bajado los intereses, que antes eran 1200, y ya no hay mas bajada porque hemos llegado al interés suelo, más entre 160 y 180 de la segunda hipoteca, mas 1100 del préstamo del camión, no podíamos con mis 1000€ no daba para todo. La solución que nos dio ella era refinanciar todo, ampliar la hipoteca con lo que se debe del camión y avalarnos mis suegros con su casa, ya entraban tres casas.”

Y es que mientras Violeta apuraba el préstamo, la burbuja inmobiliaria explotaba. Los bancos dejaban de conceder créditos y se esmeraban en cobrar las deudas. La letra pequeña de los documentos que firmaban avisaba de que se trataba de contratos con intereses variables, en algunos casos sin límite. El Euríbor, por ejemplo, es un índice de precios variable según el cual los bancos se prestan dinero entre ellos en forma de hipotecas. Cuanto más alto sea el índice, más interés se cobrará a las familias por el dinero prestado. Es lo que se conocen como cláusulas abusivas, requerimientos del contrato que, a veces, se aceptaban inconscientemente. Los bancos comenzaron a cambiar. Algunos quebraban, otros eran rescatados por el Gobierno con dinero público, fusiones…

“Total que la Caixa después de estudiar el caso dicen que ellos no hacen eso, proponen otro préstamo personal pero no se llega a ninguna solución, al final dijimos de hacer la dación en pago. Era Caja Sol luego paso a ser Banca Cívica y en junio cuando ya teníamos los papeles porque íbamos a hacer eso, pasó a ser La Caixa. Se enviaron los papeles para que los estudiaran y en julio dijeron que esperaran a agosto y en agosto cambió a La Caixa todo y echaron a la directora y otros empleados.”

La entidad estudió su caso y rechazó la opción de dación en pago, ofreciéndoles como alternativa un préstamo personal. Violeta y su familia se negaron. Eligieron luchar por mantener su decisión y entregar las llaves de su segunda vivienda al banco.

“En septiembre firmé  unos papeles de la solicitud de la dación en pago y venga a esperar, entregaba las dos casas y me quedaba en el piso en alquiler, pero decían que los papeles no estaban bien hechos y echaban todo para atrás. En enero volví a hacerlo y volvieron a rechazarlos por estar mal y en abril he vuelto a echar otra solicitud de dación en pago y sigo pendiente de lo que pasa. Mis suegros pidieron un préstamo y nos lo dejaron  para pagar mi préstamo personal porque no podemos dejar de pagar por que está avalado por ellos y si dejamos de pagarlo, los echan a ellos de su casa.”

Violeta nos relata las incontables deudas que se acumulan. Cuenta que ha buscado ayuda en todas partes, en la Cruz Roja, en Cáritas, en el Ayuntamiento. Nos sorprende saber que ha recibido más ayuda de parte del Colegio donde lleva a Alberto que de parte del Ayuntamiento. Allí, una trabajadora social le ayuda a gestionar los pagos de algunas facturas.

Sobre la PAH, apunta que hace muy poco que se ha constituido y que hay mucha gente para los pocos voluntarios que son. Nos relata cómo la gente se abalanzó sobre el único abogado que fue a revisar sus casos. Dice que los afectados tienen interés en que se resuelva su caso, pero que no les importan los de los demás. Criticó también la presencia de personas vinculadas directamente con partidos políticos y el Ayuntamiento en las asambleas de la PAH. Que lo que quieren es “quedarse con la PAH para ellos”.

Terminamos las bebidas y nos despedimos.

Logotipo de la plataforma

Logotipo de la plataforma

Volvemos a reunirnos con las personas que están constituyendo la plataforma. Hay menos gente, quizás unas veinte. Procedemos a presentarnos, a decir por qué estamos allí. Las sillas dispuestas en círculo en la misma sala que se utilizó para la presentación. Los afectados se identifican. Comienza el proceso de la formación de comisiones. Hay comisión jurídica, de movilización y comunicación, portavocía, recepción de casos…

Se discute sobre la creación del correo (pahcuenca@gmail.com) y se llega a la conclusión de que una línea de teléfono da más problemas que soluciones. Se comenta también la reforma de la Ley de Desahucios desde Europa. Considera que la ley vigente es abusiva e ilegal, al “no ajustarse al principio de efectividad, en la medida en que se hace imposible o excesivamente difícil (…) aplicar la protección que la Directiva pretende conferir a los consumidores” (aquí el texto íntegro) Es decir, que los jueces podrán detener cautelarmente las ejecuciones de desahucio, restando poder a las entidades de crédito.

Desde la PAH se cree necesario continuar con las movilizaciones y las protestas contra las cláusulas abusivas de los bancos. Se debe continuar contra la tasación fraudulenta de inmuebles: una persona compra una casa, necesita un préstamo para hacerlo. Un tasador viene de parte del banco para tasar el precio de la vivienda. El precio que sugiere el banco está hinchado para que el banco consiga más intereses por la cuantía del préstamo. Sin embargo, si la persona es incapaz de hacer frente a las deudas y ofrece la casa en pago, el tasador vendrá y tasará la casa por debajo del precio de la tasación inicial, quedando el resto en perjuicio del deudor hipotecario.

Conocemos un nuevo caso. Claudia (nombre ficticio) va a dejar de pagar la hipoteca. Asegura estar asfixiada por las deudas y encuentra más importante el seguir consiguiendo alimento que pagar las letras. Hay decepción tras sus ojos cansados. Es una mujer joven, muestra una débil sonrisa cuando recibe el apoyo de la plataforma.

Nuestra siguiente visita a la búsqueda de opiniones y testimonios acerca de la creación de un nuevo “nodo local” de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, nos lleva directamente hasta el Ayuntamiento. Nos preguntamos también si están al corriente de la situación de los deudores hipotecarios en la comarca y qué medidas están tomando para ayudarles.

Un par de semanas después, conseguimos una cita con Ana de la Hoz, Concejal de Asuntos Sociales y Directora del Área de Intervención Social (AIS) del Ayuntamiento de Cuenca. Esperamos a la concejal en el edificio sede de la institución, sito en la Plaza Mayor número 1.

Tras reunirse con nosotros, nos dirigimos a una pequeña cafetería, justo al lado de la alcaldía. La tarde comienza, la luz entra por una ventana lateral, dejando el resto del bar en la penumbra. Ana de la Hoz es Diplomada en Trabajo Social y tiene bajo su responsabilidad el Instituto de la Mujer en Castilla La Mancha.

Al comenzar la conversación y preguntarle por la PAH, nos sorprende con la noticia de que ella participa activamente en las reuniones de la plataforma. Se refiere a su participación en la plataforma como una iniciativa personal llevada a cabo por compromiso ético como ciudadana, un movimiento que ha valorado desde el principio. Al enterarse que se crea la PAH, piensa en participar en ella, pues le parece un deber moral. Incluso reconoce estar hipotecada, como otros muchos españoles.

Le preguntamos por el objetivo a la hora de asistir a las asambleas. Queremos saber si lo que allí se dice le puede ayudar a desenvolver su papel político.

“Claro. Yo creo que la participación como ciudadana en cualquier ámbito te sirve para luego poder tener más claro y tener más conciencia de la realidad, […] creo que es un ejercicio muy saludable el poder estar comprometidos con movimientos sociales, implicados de los problemas y de las situaciones de las personas.”

Cuando le preguntamos al respecto de un posible conflicto entre sus obligaciones políticas y la militancia en un movimiento social, responde que no. A ella le parece que puede que cree un conflicto en las personas que la ven desde fuera.

“El ser comprometida como ciudadana es una convicción personal, lo que no puedes hacer es un paréntesis cuando te implicas en la política y no comprometerte con cosas en las que crees como ciudadana antes, durante y después.”

La interpelamos al respecto de las alternativas y ayudas públicas que se prestan desde el Área de Intervención Social. Nos explica que actúan estrictamente dentro de su ámbito de competencia: no pueden actuar en el ámbito de la dación en pago, ya que se trata de temas de legislación a nivel nacional. Pero sí que tienen claro que en lo local tienen la  posibilidad de realizar acciones para aligerar la carga de las familias y personas que se han quedado sin techo. Habla de tener una legislación más potente en estos asuntos, menciona la ILP, avalada ahora por el poder judicial.

“Somos conscientes de que cada uno puede aportar, por eso el Ayuntamiento de Cuenca ha planteado desarrollar acciones que sean posibles dentro de su territorio y dentro de su competencia. Por ejemplo, la plataforma tiene una gran disposición a hacer apoyo y mediación con las personas afectadas por la hipoteca, pero les faltan determinados recursos. Hay personas en la plataforma que entienden jurídicamente del asunto pero también hemos visto que estaría muy bien complementarlo ¿Cómo podemos sacar ese complemento desde la administración local? Poniendo un servicio de asesoramiento jurídico, de acompañamiento y mediación bancaria que acompañe esas iniciativas. ¿Cómo? A través de la contratación de una persona experta en la materia, que podremos dar una vez a la semana.”

Se situaría físicamente en las oficinas del AIS en la Plaza de España. La propuesta es proporcionar apoyo legal para aquellas personas que lo necesiten. También acompañarían a los afectados al banco y servirían como mediación entre las partes. Todavía hay que organizarlo, pues no está instalado. No hay horario ni día para acudir. Aún deben ponerse de acuerdo con el profesional que acudirá. Hay que elegir el día que vaya mejor para el mayor número de afectados. Afirma que difundirán la información lo suficiente cuando esté todo claro.

Otra de las medidas es la puesta en marcha de una bolsa de alquiler social para Cuenca. El consistorio ha entrado en conversaciones con CONFILIA, asociación de inmobiliarias de Cuenca y se propone una serie de alquileres sociales para personas que han perdido la vivienda.

Por lo tanto, una vez que se concrete, además de la medida que ya se ha anunciado de subvención de IVI para las casas que se alquilen con subvenciones sociales, con las condiciones y características que estamos diseñando, tengan algunas otras mejoras. Entonces vamos a tener una reunión con todas las inmobiliarias que lo tengan a bien, venir a informarse. Independientemente de que hayamos hecho los primeros contactos con CONFILIA

Para terminar la entrevista, preguntamos acerca de la postura del consistorio frente a la otra parte de la contienda, los bancos. Niega que estén contra ellos, si no que están del lado de las familias y los afectados. Quieren evitar una quiebra social, no solamente a nivel de la ciudad, sino a nivel empresarial y económico. Cree que se están tomando demasiadas posturas a favor de la banca y pocas a favor de los ciudadanos, recalcando que estar del lado de los afectados es estar del lado de los bancos, ya que las personas que tienen una deuda de por vida, no producen y no pueden pagarla. Parece una cuestión de mera supervivencia mutua.

Volvemos al Centro Joven. Tenemos concertado un encuentro con Patricia Gallardo, portavoz de la plataforma de Cuenca.

Patricia es maestra de primaria y encuentra tiempo para prestarlo a la plataforma, desempeñando distintas funciones desde que empezó. Estaba aquí en la primera reunión. Tras ella, un puñado de personas que decidieron que era hora de hacer algo así en Cuenca.

 “La PAH es un grupo de apoyo de activistas y afectados para conseguir una vivienda digna. Que busca que se haga justicia con los procedimientos judiciales que están sucediendo en relación a las hipotecas y cómo mucha gente ha sido engañada a la hora de firmar la hipoteca y ahora están pagando las consecuencias. Quizá las condiciones del momento de firmar la hipoteca no eran las mejores. Sin embargo vemos que el banco no tiene ninguna responsabilidad y que es a los afectados a los que se hace ver como a los “malos de la película”.

A la pregunta de cómo ayuda la PAH a los afectados, Patricia nos contesta que lo que se intenta es que los propios afectados participen de todos los procesos, del suyo propio y los del resto.

“Vienen buscando un apoyo para su caso concreto pero lo que queremos es que al final, esa gente participe en la plataforma, para que se cree una red de apoyo entre afectados.[…] Es una colaboración mutua que en cualquier momento podemos necesitar cualquiera de los que tenemos contratada una hipoteca”

Preguntamos sobre las acciones que se hayan podido llevar a cabo por parte de la plataforma. Nos explica que todavía no se han llevado a cabo acciones públicas, la plataforma lleva poco tiempo, sin embargo sí que han comenzado a realizar labores de acompañamiento y negociación entre las personas afectadas y los bancos. Se busca que las personas no vayan solas al banco, que el banco sienta la presión social.

“El procedimiento es pedir entrevista con el director del banco, entregar la propuesta del afectado para renegociar su hipoteca, si quiere dación en pago, si quiere moratoria… previamente ha sido asesorado sobre las distintas posibilidades. Se acude con ellos al banco y se intenta que el propio afectado sea recibido por el director. Se hace un poco de “testigo”.

Patricia apunta  que las políticas de vivienda siguen apuntando a la compra de vivienda y no al alquiler, incluso tras el desastre del boom inmobiliario. Pone como ejemplo la ciudad de Cuenca en la que, afirma, hay viviendas vacías y que a pesar de eso se sigue construyendo. Desde la PAH reclaman políticas de alquileres.

No hay un perfil determinado para las personas afectadas por la hipoteca. Se trata de gente de todo tipo, separados, gente que ha perdido su trabajo, gente cuya situación económica se ha visto empeorada y las cláusulas abusivas les impiden hacer frente a las deudas… Nos habla de los suelos de las hipotecas, un nivel de precio del cual no pueden bajar.

“El perfil es que todos somos susceptibles de tener un problema con la hipoteca. No hay un perfil único. Tenemos gente de todo tipo, de todas las condiciones. Es un mensaje que quisiera transmitir porque muchas veces el banco presiona tanto a la gente, existe cierta vergüenza a reconocer que se tiene un problema con la hipoteca. Transmitir la idea de que no hay que tener ninguna vergüenza, la situación del país ha cambiado mucho, a cualquiera nos puede pasar”.

Le pedimos su opinión al respecto de las acciones desarrolladas por el Ayuntamiento. Ella nos dice que desde la plataforma entienden que cualquier acción que emprenda un organismo público es positiva. Le parece que la propuesta del consistorio (siete viviendas en alquiler social) mediante un convenio con Iberbank, es insuficiente, dado el número de casos y la cantidad de viviendas vacías de Cuenca.

“Tenemos alrededor de veinte casos en los cuales se está pidiendo la dación en pago, se van a tener que ir de sus casas. Siete viviendas nos parecen pocas, sobre todo con la cantidad de viviendas vacías que hay y que son propiedades de los bancos.”

En cuanto al gabinete de ayuda jurídica del AIS, manifiesta que les parece estupendo, en la plataforma se dedican a ayudar pero no es una asesoría jurídica. Aún así, no ha sido aún constituida la oficina de ayuda del Ayuntamiento.

Refiriéndonos a la financiación de la PAH, Patricia asegura que aún no es pronto para buscar fuentes de financiación. Cuenta que han vendido chapas y con eso han podido sacar para hacer fotocopias de carteles, o se guarda por si alguien tiene que ir fuera y necesita para gasolina. Se han propuesto hacer camisetas, pero principalmente para la gente de la plataforma, por si tienen que ir identificados de alguna forma a las protestas.

Antes de abordar la conclusión del reportaje debemos resaltar que ninguno de los directores de las entidades de crédito de la ciudad con los que hemos contactado para que aportasen su visión del asunto, ha querido colaborar en modo alguno con la realización de este trabajo.

La PAH ha llegado a Cuenca para quedarse. Aún le queda camino por andar y gente por conocer, pero está consolidada. Probablemente pronto podamos verla en acción. No será fácil, cuesta entenderse con los actores que ya estaban antes. Por ejemplo, los datos que facilita el Ayuntamiento no cuadran  con lo que nos dicen desde la PAH. Pero sin duda es un movimiento positivo, de encuentro de personas, de valores solidarios, de ayuda al que lo necesita. Su aportación a la sociedad está probada y  sus acciones quedarán reflejadas para el pensamiento posterior como una asociación que luchó por fundamentales derechos sociales.

Anuncios

Un pensamiento en “La PAH llega a Cuenca

  1. Pingback: La PAH llega a Cuenca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s