Home

B.Ch.D

En una librería madrileña se está llevando a cabo un acto en conmemoración de la fiesta de la Diada, fecha 11 de septiembre. En ella se celebra la caída de Barcelona en manos de los Borbones, durante la Guerra de Sucesión española, allá por 1714. Se trata de una fiesta de marcado carácter nacionalista, al menos, así nos lo han querido hacer ver. De pronto, un grupo de hombres fornidos con las caras tapadas por pañuelos y gafas de sol, entran gritando y enarbolando banderas de ultraderecha. Se abren camino hasta el estrado a empujones, destrozan el escenario; tiran por el suelo la bandera senyera y la pisotean mientras se encaran con los viejos independentistas. Incluso uno de los matones le levanta la mano a uno de los presentes que se atreve a recriminarles su acto de violencia fascista.

Joven portando el emblema de Falange. Fuente: elperiodico.com

Joven portando el emblema de Falange. Fuente: elperiodico.com

Esta escena, que parece sacada de alguna mala película sobre los inicios del nazismo, es sin duda contraproducente para esos “partidos políticos” que han dado cobijo a los elementos más despreciables de la ultraderecha. No solo han conseguido echarse encima a la opinión pública, sino además a sus mejores aliados, el partido de derecha “moderada” con el que se han manifestado en no pocas ocasiones.

Tantas y tantas veces estos tipejos han condenado las acciones criminales de ETA. Les han llamado cobardes y asesinos por sus prácticas de terrorismo. Y veamos, ¿entrar a la fuerza en un lugar, encararse y atemorizar a los presentes, lanzar objetos con gas lacrimógeno en el interior de una librería no es un acto de terrorismo? ¿No se buscaba asustar a las personas que allí celebraban una reunión? ¿No querían dar un susto morrocotudo a esos cerdos independentistas que estaban allí, conspirando para fragmentar España?

 Todos, la Falange, Alianza Nacional, Democracia Nacional, el Nudo Patriótico, han sido investigados por ocultar elementos neonazis. Viendo el vídeo de la entrada en la librería, puede entenderse la preocupación de la policía por estos individuos.

El diputado Sánchez Llibre es apartado de un empujón. Fuente: Abc.es

El diputado Sánchez Llibre es apartado de un empujón. Fuente: Abc.es

Gentuza que parece nostálgica de tiempos en los cuales la libertad era una ilusión. Una mentira tramada por un militar en la cumbre que no permitía disonancias en su forma de pensar. Una época en la que valía más callarse y decir que sí a todo, que tratar de mantener una conversación sobre la realidad cotidiana. Donde las encarcelaciones y juicios sumarios eran lo normal. Donde los fusilamientos y la tortura eran meras herramientas. Basura fascista de viejo cuño que jamás tuvo que vivir el terror de la guerra ni la represión de sus ideas por parte de las autoridades. No vivieron aquella época, pero sienten fervor baboso por todo lo que tenga que ver con esa vomitiva xenofobia, racismo y homofobia.

No se necesita apoyar la independencia de Cataluña. Tampoco se necesita una ideología de extrema izquierda. Ni siquiera apostar por la autodeterminación de los pueblos y escoger la posibilidad de que sean los propios habitantes los que tengan el derecho a buscar un futuro mejor si así lo deciden. Solo hay que identificar el terrorismo como lo que es:

1) Dominación por el terror. 2) Sucesión de actos de violencia con el objetivo de infundir terror” (RAE)

Ahora se puede esperar que solo sea un caso aislado. Yo, desde luego, no lo creo.

Publicado en La Noticia Imparcial, el 14 de septiembre de 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s