Home

B.Ch.D

Es curioso ver cómo actúan los políticos cuando quieren llamar la atención sobre algún aspecto aparentemente positivo de su gestión. Como si pusieran un anuncio de neón gigante, con luces de colores y flashes estroboscópicos de los que causan epilepsia. Crean una atmósfera para que el espectador se fije únicamente en el rótulo brillante y olvide que el poste sobre el que se asienta está profundamente hundido en basura apestosa acumulada durante décadas.

El pasado 30 de julio, Ángela Bachiller juró su cargo como concejal al ayuntamiento de Valladolid. Se trata de la primera persona afectada con el síndrome de Down que alcanza un puesto de estas características en España. Un hito en la historia de la integración. Lo consiguió de forma correcta, estaba en la lista del actual Alcalde, Javier León de la Riva, el número 18 de 17 concejales. Cuando Jesús García Galván dimitió (caso aparentemente excepcional entre las filas del Partido Popular) imputado por cargos de prevaricación, cohecho y malversación de fondos públicos, Bachiller alcanzó el soñado puesto. Ascendió desde su ocupación de auxiliar administrativa en el área de Responsabilidad social hasta convertirse en concejal Sin Cargo de Gobierno. Esto es, acudirá a plenos, reuniones y comisiones informativas, pero ejercerá el puesto sin tener asignadas obligaciones concretas.

Angela Bachiller durante su primer pleno en Valladolid. Fuente: Heraldo.es

Angela Bachiller durante su primer pleno en Valladolid. Fuente: Heraldo.es

El nombramiento de la edil trascendió a los medios de comunicación, que se volcaron en conocer su situación personal, su historia y su trabajo, hasta límites que rozan el paternalismo y el absurdo. Pero es más preocupante el cómo el Partido Popular ha aprovechado el tema de la integración de las personas con síndrome de Down como modo de hacer política. ¿Por qué ahora? Está claro que la agrupación no pasa por su mejor momento y que el desgaste del ejecutivo es notorio. ¿Por qué una persona de este colectivo? Es una de las bazas clásicas de la política, ponerse del lado de los más débiles para “hacerse la foto” y ganar unos cuantos votos. Es fácil y barato. De salirse con la suya,  solo obtienen beneficio. Por supuesto, nadie diría nada en contra de la integración. Salvo quizás el propio Partido Popular, que acaban de dejar a cientos de inmigrantes sin cobertura sanitaria, exigiendo que estas personas paguen altos precios por acceder a una prestación social básica.

Te quedas sin prestación, majo

Te quedas sin prestación, majo

Dicen que Bachiller estará en el Ayuntamiento de Valladolid para “representar a los suyos”. Lo dudo. Estará, como cualquier otro concejal, para repetir como un papagayo amaestrado las líneas que manden desde Génova. Estoy seguro que intentará defender los intereses de su comunidad. Pero su voz será aplacada por el ruido de los engranajes que se mueven dentro de  este partido, conocido por su capacidad de desarticular la integración y no al contrario.

Publicado en La Noticia Imparcial el 10 de agosto de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s