Home

B.Ch.D

En las últimas semanas hemos conocido cada vez más detalles del caso de presunta corrupción en el seno del Partido Popular. Las noticias nos traen documentos en los cuales se detalla una contabilidad que reflejaría los pagos regulares a altos cargos de la organización en dinero negro, proveniente de intereses comerciales privados. Nos referimos a este tema porque pretendemos explicar la estrategia de la agrupación política en relación a la gestión de la crisis.

Lo primero sería saber si la crisis “Bárcenas” era algo previsible o imprevisible. A juzgar por el desconcierto de los implicados, se trata de acusaciones muy graves y polémicas para las que no estaban preparados. En su manual de gestión de crisis no estaba el caso de que la mayor parte de su cúpula directiva fuera implicada de esta manera en el cobro de pagos en dinero negro. No había plan preventivo ni disposiciones previas para tratar este escenario.

Luis Bárcenas. Fuente: blogs.grupojoly.com

Luis Bárcenas. Fuente: blogs.grupojoly.com

Sin embargo, como agrupación política el Partido Popular ha tenido otros casos de crisis por motivos de corrupción. Por lo tanto, al destape del escándalo le suceden las estrategias de control que tanto hemos visto por televisión.

La primera en hablar fue la representante Dolores De Cospedal. Eligió para esto la estrategia de negación. Negó conocer nada del caso, a ella “no le consta”. También lo negó Javier Arenas. El problema de esta estrategia viene cuando el hecho del que se acusa resulta ser verdadero.

Crisis a la vista! Fuente: sujetomitido.com

Crisis a la vista! Fuente: sujetomitido.com

Luego el presidente de Gobierno guardó silencio. Intentó no responder y evitar aportar información ante los medios. Un sarcástico “Sí hombre” es todo lo que los periodistas consiguieron al día siguiente de que estallase el escándalo. Con ello ganaba tiempo para organizar un plan de resistencia ante la crisis. Sin embargo también se provocó la aparición de rumores y desinformación, tales como que el presidente estuviera implicado en el asunto o que Bárcenas estuviera chantajeando al Gobierno para librarse de sus cargos criminales en el Caso “Gurtel”. Al tiempo, Mariano Rajoy compadeció en una rueda de prensa irrisoria que no contentó a nadie, a pesar de su intento de crear transparencia y recuperar la confianza poniendo a disposición del público sus declaraciones de renta y patrimonio.

Fuente: propia

Fuente: propia

Después apareció Soraya Sáenz de Santamaría, que continuó con la estrategia de la negación. Se negaron todas las acusaciones y se pasó a otra conocida estrategia de gestión de crisis: mecanismo de de defensa de proyección de responsabilidades. O culpar a otro. Se basa en eso. En acusar a terceros de los errores cometidos. Ahí están las denuncias por parte del Partido Popular al diario “El País”, lugar donde aparecieron impresos los documentos incriminatorios. Plantean la demanda en el ámbito de la vulneración del derecho al honor. El peligro de la estrategia sería que se descubriese que las acusaciones son verdaderas, pues la agrupación quedaría al descubierto intentando zafarse de la responsabilidad.

20120912103859-saenz-santamaria-conviene-equivocarse-pais-cinco-millones-parados

Soraya Sáenz. Fuente: noticias.interbusca.com

La notable incomunicación en el interior del partido, la escasa transparencia que han demostrado y demuestran aún (habida cuenta de que no están colaborando en lo que se precisa para el desarrollo de la investigación), son indicadores de la pésima gestión de la crisis que está llevando el Pp con el Caso Bárcenas. También lo evidencia la escasa participación en medios de comunicación con el objetivo de ofrecer cuanta más información posible. Ni debates televisados, ni entrevistas, ni declaraciones con datos. Solo De Cospedal haciéndose un lío con la explicación del tipo de contrato que tenía Bárcenas.

Ante los devastadores efectos que una crisis de este tipo puede producir en una organización (pérdida de credibilidad, confianza y reputación; investigación por parte de los medios de comunicación; intervención de los poderes públicos…), pocas cosas le quedan al Partido popular por hacer. Excepto asumir la responsabilidad. Otra estrategia de control de crisis. Ésta es la menos utilizada.

Anuncios

Un pensamiento en “Gestión de Crisis: Partido Popular y Caso Bárcenas

  1. Pingback: El fin de las citas | Periodista en Serie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s