Home

Beni Díaz //

Este jueves fallecía Nelson Mandela, líder del movimiento de resistencia contra el Apartheid, expresidente de la República Sudafricana y defensor de los derechos humanos. Símbolo de libertad, de tolerancia y de concordia, galardonado con el Premio Nobel de la Paz, en notable acierto del denostado tribunal. Todo el planeta llora su pérdida. Pero algunos tratan de sacarle rédito;  se atribuyen sus ideas y frases más acordes a su ideología. Otros le señalan con el dedo y recuerdan su pasado violento. Incluso parecen reírse de la muerte del hombre que pasó 27 años en la cárcel de Robben Island por defender los derechos de los negros.

Nelson Mandela durante un mitin

Nelson Mandela durante un mitin

El cinismo crece por instantes. Empezamos por mirar en casa. El Partido Popular, que no es precisamente un defensor de los derechos civiles, se dedica a lamentar la pérdida de “Madiba”. Alfonso Alonso, ese pérfido chulo del congreso, decía que “Mandela era un gigante que luchó por la libertad. Su ejemplo quedará para siempre.” Sí, señor Alonso, Mandela luchó por la libertad, pero no por el liberalismo que su partido defiende. No luchó por la privatización de los servicios públicos. Nelson Mandela era un comunista convencido, amigo íntimo de Fidel Castro. Parece que a la ultraderecha le viene bien alabar a este comunista en concreto mientras sigue insultando la memoria de otros como Carrillo o Dolores Ibárruri.

Mandela asiste a la reunión del Partido Comunista Nksoi Sikelele I'afrika junto con  Winnie Mandela y Jow Slovo en Soweto durante 1990. Foto: Greg Marinovich

Mandela asiste a la reunión del Partido Comunista Nksoi Sikelele I’afrika junto con Winnie Mandela y Jow Slovo en Soweto durante 1990. Foto: Greg Marinovich

Otra muestra de cinismo similar es la del tuit de la  Presidenta de Nuevas Generaciones de Madrid, Ana Isabel Pérez.

Es decir, que a la gente de las NNGG les da igual manifestarse en contra de los DDHH un día y al siguiente decir que Mandela ha sido un referente para ellos. Tampoco la fotografía está elegida al azar,  en ella se muestra a Mandela con un cartel: “El futuro de una nación es tan prometedor como la próxima generación de ciudadanos”. De esta manera tan sencilla, la agrupación de jóvenes liberales puede puede permitirse rendir homenaje al que fue calificado como “terrorista” por su admirada modelo a seguir,  Margaret Tatcher. Pues todos son parte de esa generación. No importa que su partido “padre” (el Partido Popular) decida que prefiere mantener calles con nombres de fascistas en lugar del de algún comunista pro-derechos humanos. Un poco de vergüenza, por favor.

Por supuesto, están los buitres de las portadas y los medios. Diferenciando entre los que buscan llamar la atención sobre su medio, los que solo buscan notoriedad para sí mismos y los que, directamente, desvarían y gritan idioteces para ver quién les sigue el rollo.

Inolvidable el desgarrador artículo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el cual llora como una madalena (él o quien quiera que le haya escrito el texto) la pérdida del hombre y recuerda su símbolo como “ideal que dirigió sus pasos en el largo camino hacia la libertad”. El cinismo no tiene freno cuando se trata de Mariano Rajoy, promotor de la Ley de Seguridad Ciudadana, bajo la que Mandela ya habría tenido que recibir varias multas por faltas muy graves (30.000 a 600.000 euros, recordemos todos).

En esta división juega la editorial de “La Gaceta”, un despropósito que se puede resumir en que para ellos, la figura de Nelson Mandela quizá no hubiera sido necesaria porque el Apartheid “llevaba dentro la semilla de su propia destrucción”. También se recetan con esta afirmación, totalmente fuera de lugar:

“El apartheid nació con unas ideas que, salvo la voluntad de dominio y explotación por parte de una raza sobre otra, coincide en concepción con el multiculturalismo: es la idea de que cada raza o grupo étnico debe vivir en comunidades contiguas, pero no mezcladas ni integradas.”

El lodo se extiende y nos pringa hasta las rodillas.

Después, tenemos un posible empate entre dos bestias feroces que se disputan los restos aún calientes.

Por un lado, el infame artículo del “experto historiador” (inserte aquí su risa) César Vidal, en el que ataca la figura del líder sudafricano. Dice de él que “se benefició de un sistema garantista” que le permitió salir absuelto en varias ocasiones. También asegura que si el ApartHeid no se “deshilachó por sí mismo” fue por la intervención del propio Mandela y de las acciones terroristas realizadas contra él. En otras palabras, responsabiliza a Mandela de la pervivencia del sistema racista en Sudáfrica. Vidal habla de leyenda, de sombras, de propaganda y no se corta al señalar la lucha comunista y la vía violenta, como si una cosa llevase a la otra. Bravo por usted, señor Vidal. Ha conseguido figurar en el triste día de la muerte de Nelson Mandela por su opinión basada en la “historia” que usted cuenta. Una historia en la que no se citan las fuentes.

Para terminar, un acto objetivamente despreciable. El señor Paco Marhuenda, director del panfleto “La Razón” se mofa con la estupidez de señalar que Nelson Mandela presenció el Mundial de fútbol en Sudáfrica, encuentro en el que España resultó victoriosa. Las palabras se quedan cortas para reflejar el desagrado que produce enfrentarse a esas líneas que obvian, que ocultan la lucha humanitaria del sudafricano. Ocultan a propósito los logros en materia de derechos humanos de Mandela. Con este texto, el “señor” Marhuenda no solo ha demostrado su catadura política, sino también su falta de humanidad, banalizando con sarcasmo el esfuerzo de un verdadero activista político. Una grandeza que jamás podrá alcanzar el atocinado directivo.

Los animales se dan a conocer en estas ocasiones. Salen de sus cavernas y se lanzan sobre los cadáveres con ferocidad, arrancando grandes trozos de carne para su deglución inmediata. Suerte que algunos están ahí para ir espantando las moscas. Que duerma bien, señor Mandela.

Adiós, amigo

Adiós, amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s